• Francisca Sánchez

Mujeres y Arquitectura


El olvido de las mujeres y sus aportes en la historia, en cualquier actividad y ámbito del conocimiento, puede suponer en principio una forma de descuido, de distracción, de indiferencia. Sin embargo el olvido es una contradicción en sí mismo, ya que aunque emerge como involuntario, es posible dar cuenta de aquello que se olvida y que hemos dejado atrás. Esta antinomia que supone el olvido de las mujeres no puede desligarse de las manipulaciones y dominaciones a las que la memoria se ve sometida por razón de las distintas formas de representación del pasado; una de ellas es la narración histórica.

Sabido es que la historiografía de la arquitectura no representa una excepción: un factor común hunde sus raíces mucho más allá del campo arquitectónico por lo que no basta con hacer un reconocimiento de las ausencias femeninas y las maneras de comunicar el pasado si no se lleva a cabo una profunda reflexión, histórica e interdisciplinar, sobre los mecanismos que han promovido y promueven tal discriminación. Reflexionar a partir de dos premisas irrefutables a la vez que inicialmente contradictorias puede ser un camino: la primera, que las mujeres han estado presentes en el diseño y construcción de las casas, equipamientos y ciudades desde épocas remotas; el segundo enunciado es la falta de referentes de arquitectas, hecho que ha estado vigente en todas las épocas y señaladamente desde el siglo XX en adelante, con la masificación editorial y la eclosión de los medios de comunicación y sus distintos soportes para la difusión de la arquitectura.

Si las mujeres han estado activas y presentes en todos los momentos históricamente decisivos de la cultura, ¿por qué se olvida a las mujeres arquitectas?, ¿por qué, como expresa Celia Amorós, no queda rastro de la entrada de las mujeres al espacio público, y se borran las huellas?, ¿por qué no se consolida en nuestro imaginario colectivo profesional la figura y las aportaciones de mujeres arquitectas con la misma fuerza y en igualdad de condiciones que las masculinas?.

«La mitad de la inteligencia del planeta» ha sido subestimada al erigirse la creencia de que las arquitectas no formaron parte de la historia arquitectónica o de que sus contribuciones no han sido lo suficientemente destacables para ser publicadas; o en los casos en que sí han sido consideradas, se asume que ocuparon un rol secundario, de inspiradoras, colaboradoras y protagonistas de «artes menores».

Zaha Hadid.

Ya hicimos una entrada de blog con su impresionante obra. Fue una destacada arquitecta anglo-iraquí, procedente de la corriente del deconstructivismo. La obra arquitectónica de Zaha Hadid ha sido reconocida en diversas ocasiones con premios de rango internacional entre ellos el Pritzker, tratándose de la primera mujer que consigue este galardón. Falleció hace poco tiempo, el 31 de marzo de 2016.

Julia Morgan.

Es conocida como la primera mujer arquitecta del mundo. Se diplomó en 1902. Durante sus cincuenta años de carrera, diseñó más de 700 edificios, como el Merrill Hall, la residencia Heritage Reiterement Community, la Derge House, el Roman Pool de Hearst Castle y numerosos edificios públicos y residenciales. Su primer proyecto de envergadura, fue la reconstrucción del edificio del Hotel Fairmont (en la foto), dañado por el sismo de 1906. Murió en San Francisco el 2 de febrero de 1957.

Denise Scott Brown.

Es una arquitecta, urbanista, escritora, profesora y socia del estudio Venturi, Scott Brown and Associates en Filadelfia. Conjuntamente con su marido y socio Robert Venturi son considerados entre los más influyentes arquitectos del siglo XX, tanto por su actividad como proyectistas, como por sus escritos teóricos y enseñanzas.

Lina Bo Bardí

Fue una arquitecta moderna ítalo-brasileña. Además de su trabajo en el área de la construcción, también desarrolló el arte de crear muebles que podían ser doblados y apilados, usando madera comprimida. Entre sus obras más reconocidas se puede mencionar el Instituto Pietro Maria Bardi (Casa de Vidro), el Museo de Arte de São Paulo, considerado su obra prima, la Iglesia de el Espíritu Santo do Cerrado y el Museo de Arte de Bahía.

Benedetta Tagliabue

Es una arquitecta italiana establecida en Cataluña. Es la actual jefe del “Estudio Miralles Tagliabue EMBT”. En el 2009, recibió el Premio “Ciudad de Barcelona” en la categoría de proyección Internacional por el Pabellón de España de la Exposición Universal Shanghai 2010. Ese mismo año, se le concedió el galardón Fellowship RIBA de arquitectura, otorgado por el Royal Institute of British Architects (RIBA). Entre sus trabajos se puede mencionar el mercado Santa Caterina , realizado junto al arquitecto Enric Miralles.

Kazuyo Sejima

Arquitecta contemporánea japonesa. En 1981 se graduó de la Universidad de Mujeres de Japón. En 1987, funda su propio despacho, llamado Kazuyo and Associates y, en 1995 y con base en la ciudad de Tokio crea, junto con Ryue Nishizawa, SANAA (Sejima + Nishizawa and Associates). Entre sus trabajos se encuentran: Proyecto Jardines Yu-xi, Viviendas Seijo, Proyecto Edificio Toyota Azuma, Museo de arte de Toledo, Nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York.

Alison Smithson

Arquitecta y urbanista inglesa que falleció en 1993. Trabajó en los aspectos teóricos de la arquitectura de las décadas de los 50 y 60. Está considerada como co-fundadora del brutalismo: estilo que tuvo una gran influencia en el urbanismo de la segunda mitad del siglo XX. Se le recuerda por la edificación del conjunto habitacional Robin Hood Gardens, en Londres. En la foto vemos la Escuela Hunstanton.

#2019 #mujeresarquitectas

0 vistas
  • JSM Barcelona in Instagram
  • facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • google

C/ Riu de l'Or,  35 · 08034  · Barcelona · Tfns: 0034 607 45 79 54 / 0034  93 676 13 59 · Fax: 0034 932 057 928 ·