La importancia de la Construcción Sostenible.


Vivimos en un mundo cada vez más contaminante así que si queremos que nuestros hijos tengan un lugar sano y seguro para vivir, deberíamos prestar mucha atención a todo lo que hacemos y tenga que ver con el medio ambiente.

No es un secreto que año tras año la contaminación en el mundo es cada vez peor, mientras que la población mundial crece y el ser humano continúa poblando la tierra y haciendo más vías, autopistas, y sobre todo hogares en los que vivir. Pero esto no tiene por qué ser algo negativo.
Gracias a la construcción sostenible y a las grandes ideas de las personas que buscan hacer del mundo un lugar mejor y aportar su granito de arena, el impacto de las construcciones sobre el medio ambiente puede ser menor y mucho más manejable.

¿Qué es la construcción sostenible?

Todas las construcciones buscan cumplir con las necesidades del hombre y darle una mejor calidad de vida. Pero la construcción sostenible no sólo satisface las necesidades de las personas, sino que también conserva el medio ambiente, aportando soluciones integrales a los problemas que nos enfrentamos en el presente y cuidando de esta forma las necesidades de las futuras generaciones. Esto no se logra simplemente construyendo viviendas ecoamigables, sino tomando en cuenta el entorno y la orientación del lugar. Entonces podríamos decir que la construcción sostenible trata de crear, planificar y desarrollar de forma responsable un ambiente, construir en él optimizando los recursos naturales existentes y respetando los principios ecológicos, para así brindar bienestar a los usuarios del mismo.

¿Qué aspectos toma en cuenta la construcción sostenible?

Principalmente, se debe tomar como base la ecología. Al iniciar un proyecto de construcción sostenible se debe conservar y reutilizar los recursos, o mejor aún, usar recursos que sean reciclables y renovables para la construcción. Además, se debe gestionar de forma correcta la materia prima que se piensa emplear y no desperdiciarla, y al mismo tiempo, evitar que se generen residuos y emisiones innecesarias o que se deba usar más energía de la que la construcción realmente requiere. También es importante que los materiales que se utilicen sean de muy buena calidad y larga durabilidad, para no deber cambiarlos al poco tiempo y tener que hacer de nuevo el proceso de construcción. Mientras que una construcción normal consume aproximadamente entre un 20% y un 50% de los recursos naturales y contribuye a la contaminación del medio ambiente, la construcción sostenible casi no genera ningún tipo de impacto negativo a la ecología y colabora con el ahorro energético

y de combustibles.

La tecnología también es un gran aliado para la construcción sostenible. Gracias al uso de las herramientas de construcción más modernas y profesionales, como las hormigoneras, los polipastos y elevadores eléctricos, los generadores y otros tipos de herramientas de mantenimiento y corte, de esta forma se aprovechan mucho más los materiales y se generan menos desechos, ya que estas son sumamente eficaces, utilizan menos energía y no contaminan el medio ambiente, incluso de manera sónica, porque no producen casi ruido.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de construcción ?

Más allá de cuidar el medio ambiente y los recursos naturales del mismo, la construcción sostenible genera un sinfín de beneficios económicos a los arquitectos, ingenieros y obreros de una obra ecoamigables, como al propietario de la misma, ya que esta reduce los costes de varios aspectos

de la construcción.