Inversión inmobiliaria

Invertir en propiedades es una de las alternativas para hacer dinero más antiguas del mundo. Es un sector estable en el tiempo, si bien tiene sus momentos de alzas y bajas de precios como cualquier industria. Pero siempre hay oferta y demanda de propiedades para fines comerciales o habitacionales. Por eso te facilitamos esta guía que ofrece información crucial para que inicies tu camino en el mercado inmobiliario con el pie derecho. Desde cómo prepararte como inversionista del sector, los hábitos y buenas prácticas que debes seguir, a datos relevantes sobre las oportunidades disponibles.


Las 7 formas para ganar dinero siendo inversionista inmobiliario


Si te quieres sumar a la comunidad de inversiones inmobiliarias para hacer crecer tu patrimonio y programar tu futuro para vivir de las rentas, primero debes evaluar las diferentes alternativas que existen para participar en el sector. Algunas requieren una mayor inversión de tiempo o dinero que otras, así como experiencia o conocimiento sobre el sector. Toma nota de las siguientes oportunidades que existen para convertirte en inversionista inmobiliario, desde las más sencillas hasta las más complejas:

1. Subalquilar espacios desocupados

Esta modalidad de inversión le otorga valor a áreas de tu propiedad sin ocupar o de escaso uso, como piezas de visitas, estacionamientos, sótanos y entretechos. Funciona tanto para arriendos por temporadas como de largo plazo. Es ideal para inversionistas principiantes quienes no están familiarizados con los valores del mercado o con la práctica de arrendar inmuebles completos.


2. Alquileres

Es la modalidad de ganancia más común. En este caso, compras un inmueble con el objetivo de arrendarlo, ya sea a corto plazo (temporales o vacacionales) o a largo plazo (más de 6 meses). Puedes enfocarte en tener múltiples arrendatarios para una propiedad en diferentes períodos de tiempo (invierno o verano, vacaciones, feriados, estilo AirBnB), o bien optar por el arriendo tradicional a una sola persona por un tiempo determinado.


3. Compra y venta

En este caso tu foco está en adquirir y revender propiedades en paños o áreas de mayor demanda, cercanas a espacios públicos de alto tráfico (supermercados, estaciones de metro, paraderos de buses). Requiere que estudies bien los prospectos antes de invertir y los planes reguladores de las zonas objetivo.



4. Administrar propiedades

Bajo esta modalidad, no sólo compras y arriendas propiedades, sino que también ofreces servicios de administración. Desde el pago de los gastos comunes hasta revisiones técnicas de mantención, como plomería y electricidad.


5. Renovaciones

En este caso compra viviendas a bajo precio y que necesitan arreglos, las renuevas completamente y después las vendes a mayor precio. El desafío aquí es que manejes conocimiento y valores de trabajo de albañilería, diseño y arquitectura.


6. Fondos inmobiliarios

El inversionista invierte en bienes raíces indirectamente, a través de un fondo privado que se dedica a comprar o desarrollar propiedades para venta o arriendo. La industria inicialmente comenzó enfocándose en edificios corporativos y oficinas, pero luego se expandió hacia el sector viviendas. Las utilidades de los proyectos se reparten entre los aportantes del fondo como dividendos.


7. Invertir en remates

En este caso, el inversionista adquiere el bien raíz en un proceso de remate con el sólo propósito de revenderlo después a un mayor precio. Este tipo de inversión es atractiva porque la propiedad pasó por el banco primero, por ende los papeles y deudas de la propiedad están al día.


Ten en cuenta que todas estas alternativas de inversión tienen tanto limitantes naturales, como la ubicación de la propiedad, su accesibilidad, y/o la demanda del momento, como artificiales, como los acuerdos de copropiedad de edificios de oficinas y departamentos y condominios y las deudas asociadas al bien raíz.

Invertir en bienes raíces es hacer crecer el capital personal a largo plazo. Sin embargo, hay muchos mitos en torno a este tipo de negocio que pueden perjudicar tu inversión si los desconoces.

Los 5 tipos de inversión inmobiliaria