• Francisca Sánchez

ARQUITECTURA ESPAÑOLA de la primera mitad del siglo XX


Las transformaciones del Mundo contemporáneo obligaron a los arquitectos a enfrentarse a las nuevas necesidades derivadas de la industrialización y del crecimiento urbano. Tenían dos opciones principales, o mantener los modelos del pasado, o romper radicalmente con la tradición. En el siglo XIX la respuesta casi unánime fue la primera a través de los estilos historicistas. En el XX, en el contexto de las Vanguardias, se impuso la segunda opción, que algunos historiadores del arte denominan Movimiento moderno, otros Arquitectura funcional y algunos Estilo internacional. Fue una tendencia compleja, poco unitaria, que comenzó a principios de siglo, alcanzó su cenit a partir de los años 20 y cerró su etapa más creadora con la Segunda Guerra Mundial.



Torres Blancas (1964-1968) Autor: Francisco Javier Sáenz de Oiza Corazón de María, 2 (metro Cartagena). Madrid


Considerado por muchos el símbolo de la arquitectura española del siglo XX. Edificio de viviendas inspirado por Le Corbusier y la torre Price de Frank Lloyd Wright. Un rascacielos que parece crecer orgánicamente, como un árbol de cemento.


Gimnasio del colegio Maravillas (1960-1962) Autor: Alejandro de la Sota Joaquín Costa, 21. Madrid


De la Sota sigue capturando la imaginación de los arquitectos españoles contemporáneos, que ven en su obra, y en especial en su proyecto de gimnasio para el colegio Maravillas, una apasionante mezcla de abstracción, creatividad técnica y sensibilidad. Sin pretensiones, y ajustándose a un presupuesto modesto, creó una obra maestra del movimiento moderno.


Dispensario Antituberculoso de Barcelona (1934-1938) Autores: Josep Lluís Sert, Josep Torres Clavé y Joan Baptista Subirana Pge. Sant Bernat, 10. Barcelona


Obra conjunta de Sert, Subirana y Torres Clavé, los miembros más significativos del GATCPAC (Grupo de Artistas y Técnicos Catalanes para el Progreso de las Artes Constructivas), que siguen un modelo de construcción higiénica y soleada, racional y funcional. Un hito de la arquitectura moderna en España.

Edificio Capitol (1931-1933) Autores: Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced Gran Vía, 41 (Callao). Madrid


Sobre un solar en chaflán hacia la plaza del Callao, Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced levantaron un inmueble inspirado en el racionalismo de los rascacielos neoyorquinos y el expresionismo alemán. Un soplo de vanguardia sobre Madrid. Proa de un potente buque racionalista abriéndose paso en la marea humana de la Gran Vía.

Hipódromo de la Zarzuela (1935-1941) Autores: Eduardo Torroja (ingeniero), Carlos Arniches y Martín Domínguez Padre Huidobro s/n, A-6, km. 8. El Pardo (Madrid)


Frente a la solidez que transmite la base de las tribunas, arcos de medio punto que parecen anclados al suelo, la levedad de la marquesina, bóvedas laminares de hormigón que parecen volar sobre las gradas, con un ritmo marcado por las vigas que las soportan y que evoca el galope de los caballos. Su reciente restauración, a cargo del estudio Junquera, ha merecido el primer Premio 2012 del Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM).



Casa Huarte (1966-1967) Autores: José A. Corrales y Ramón Vázquez Molezún Turégano, 1 (Puerta de Hierro). Madrid


Con la complicidad de sus clientes, la familia Huarte, el estudio de arquitectos Corrales-Molezún proyectó en el barrio madrileño de Puerta de Hierro una de las viviendas más notables de la modernidad española. Una construcción que se repliega sobre sí misma, singular, introvertida y discreta, arropada por las enredaderas del jardín.



Centro de Estudios Hidrográficos (1959-1960) Autor: Miguel Fisac Serna Calle Virgen del puerto, junto al puente de Segovia. Madrid


En la obra de Miguel Fisac Serna, entre la arquitectura orgánica y el racionalismo, algunos confunden austeridad con pobreza. Su independencia creativa, a menudo contra corriente, se puede ver en este edificio que se alza junto al río Manzanares, donde retoma la senda del racionalismo con un proyecto de lenguaje escueto basado en un único material, el hormigón armado, y en el que emplea con profusión sus vigas huecas de hormigón pretensado, o vigas hueso, de inspiración orgánica.



Poblados de colonización (1954-1963) Autor: José Luis Fernández del Amo

Vegaviana (Cáceres), Cañada del Agra (Albacete), Villalba de Calatrava (Ciudad Real)

y La Vereda (Córdoba)


José Luis Fernández del Amo dirige, como arquitecto urbanista, una de las operaciones sociales y económicas más importantes de la década de 1960: la repoblación del medio natural a través de nuevos asentamientos rurales. Nacen así los poblados de colonización de Cañada del Agra (Albacete), Villalba de Calatrava (Ciudad Real), La Vereda (Córdoba) y Vegaviana, Cáceres (en la foto de arriba), trazados urbanos con influencias del organicismo nórdico que toman la arquitectura popular como modelo y emplean la luz como herramienta de diálogo con el paisaje.La aportación de Fernández del Amo no se limita a lo arquitectónico, sino que implica en los proyectos a artistas como Pablo Serrano o Manuel Hernández Mompó.



Club Náutico de San Sebastián (1929) Autores: José Manuel Aizpurúa y Joaquín Labayén

Edificio manifiesto, inspirado por Le Corbusier, y uno de los emblemas del primer racionalismo español, junto al Rincón de Goya (1927) de García Mercadal (Zaragoza).



Colonia El Viso (1933-1936) Autor: Rafael Bergamín Gutiérrez Eje de Serrano-Concha Espìna (Madrid)


Al amparo de la Ley de Casas Baratas y Económicas de la II República, e inspirado por el modelo de ciudad jardín y las vanguardias alemanas, Bergamín desarrolló este barrio de viviendas al nordeste de Madrid, viviendas unifamiliares de fachadas sobrias destinadas a intelectuales y profesionales liberales de clase media-alta de la época.



Edificio de viviendas del Instituto Social de la Marina en la Barceloneta (1951-1954) Autor: Josep Antoni Coderch Paseo Juan de Borbón esq. Almirante Cervera. Barcelona


Este bloque de viviendas económicas del Instituto Social de la Marina recupera la tradición mediterránea –-persianas de librillo, cerámica vidriada—en un edificio con forma de prisma que sugiere dinamismo en su fachada a través de una secuencia de franjas verticales que se corresponden con los segmentos quebrados de la planta.



Edificio de Sindicatos (1948-1949) Autores: Francisco Asís Cabrero y Rafael Aburto Paseo del Prado, 20. Madrid


Obra de transición entre el academicismo y la modernidad ortodoxa de los años 50. Heredera del racionalismo y de la monumentalidad de la arquitectura italiana realizada durante el régimen fascista por arquitectos como Adalberto Libera y Mario Sironi, a quienes Francisco Cabrero admiraba. Ubicado frente al Museo del Prado, hoy es la sede del Ministerio de Sanidad y Consumo.



Pabellón de España en la Expo de Bruselas (1958) Autores: José Antonio Corrales y Ramón Vázquez Molezún Casa de Campo (Madrid)

El proyecto de Corrales y Molezún para la Expo de Bruselas de 1958 fue elegido para representar a la España de aquella época ante Europa y el resto del mundo, con una imagen de modernidad que buscaba romper el aislamiento. Tras la exposición, el Pabellón de los Hexágonos fue trasladado a la Casa de Campo de Madrid, donde languidece sin que parezca interesarle a nadie recuperar este fabuloso proyecto.

Casa Ugalde (1951-1952) Autor: Josep Antoni Coderch Caldes d'Estrac (Barcelona)

Un canto de libertad creativa y modernidad. Un ejercicio de síntesis compositiva en estrecha relación con el paisaje.



Torre Banco de Bilbao (1971-1981) Autor: Francisco Javier Sáenz de Oiza Paseo de la Castellana, 79-81. Madrid


Sobre una concepción orgánica inspirada, al igual que Torres Blancas, por la Price Tower de Frank Lloyd Wright, Sáenz de Oiza construyó un edificio de oficinas de 30 plantas con dos grandes troncos huecos de hormigón que soportan grandes vigas y voladizos cada cinco plantas, y a su vez las estructuras ligeras de los pisos intermedios. La fachada funciona a modo de piel, con una cubierta a base de vidrio y acero auto-oxidante.



Edificio Arriba (1960-1963) Autor: Francisco Asís Cabrero Paseo de la Castellana, 272 (Madrid)


Depuración del estilo del movimiento moderno, en el edificio Arriba Cabrero emplea con precisión la retícula ortogonal en un sobrio ejercicio de acero, ladrillo y vidrio.


Plaza del Tenis (1975-1976)

Autor: Luis Peña Ganchegui

San Sebastián (Guipúzcoa)

Peña Ganchegui crea una antesala al mar con una serie de plataformas de adoquines que se abren a la bahía de la Concha. El Peine del Viento de Chillida acentúa el carácter contemplativo y trascendente del conjunto.



Cementerio de Igualada (1986-1991) Autores: Enric Miralles y Carme Pinós Igualada (Barcelona)

Apoyándose en la topografía, modela terrazas que acogen los nichos y panteones familiares. La ausencia de revestimientos y el cuidado uso de los materiales le dan un aire de austeridad y recogimiento. Una obra maestra de Enric Miralles y Carme Pinós.


Museo Nacional de Arte Romano (1980-1985) Autor: Rafael Moneo Mérida (Badajoz)


La obra maestra de Moneo bebe en las fuentes clásicas para crear un espacio de grandes muros paralelos de ladrillo en los que se abren arcos de las mismas dimensiones que el Arco de Trajano. El resultado transmite monumentalidad creando la ilusión de un espacio abovedado que en realidad no existe.

Palacio de Congresos de Castilla y León (1985-1992) Autor: Navarro Baldeweg Salamanca


Una cúpula esférica y escalonada de hormigón, apoyada sobre ligeras vigas semiocultas, resuelve el espacio del auditorio del Palacio de Congresos en un prodigio de luz e ingravidez.



Edificio Castelar (1977-1983) Autor: Rafael de La-Hoz Arderius Paseo de la Castellana, 50. Madrid.


El elemento característico del edificio su disposición «colgante» de una estructura situada en la parte posterior, que junto a una segunda fachada de cristal maximizan la iluminación del interior del bloque. Sus 11 plantas están sujetadas por un único núcleo de hormigón que no está ubicado en el centro (lo que es lo habitual), de forma que la mitad de su superficie queda suspendida en el aire en voladizo, sujeto por cables atirantados.


Vivienda en la Bahía de Mazarrón (1964-1968) Autor: Miguel Fisac

Carretera E-22. KM.3,6. Isla Plana. Cartagena. Murcia


Fragmentando el programa doméstico —un salón y tres estudios— en cuatro contenedores autónomos, el contundente gesto de su apilamiento resuelve la acusada pendiente del solar. Desplazados ligeramente en sentidos alternos para permitir el recorrido de una escalera exterior, los volúmenes se apoyan unos sobre otros, logrando una visión privilegiada de la bahía. Casi como apartamentos independientes, las cuatro cajas repiten un mismo esquema que comprime los servicios en el fondo de una única estancia diáfana y abierta al mar.


Auditorio Kursaal (1999) Autor: Rafael Moneo Avenida de Zorriola ,1 San Sebastián.


El Kursaal está compuesto por dos grandes cubos de cristal translúcido deformados y orientados respecto al monte Urgull, al oeste; y al Ulía, en el este. Situado junto a la desembocadura del Urumea, el mismo arquitecto lo describe como unas "rocas varadas" junto al Cantábrico.

Unas rocas conectadas bajo tierra, que albergan en sus entrañas dos auditorios polivalentes, una sala de exposiciones, un restaurante y un aparcamiento. Dichos cubos, con su geometría desequilibrada, parecen asumir la escala y naturaleza de la bahía.



Filial de la S.E.A.T. (1959-1964) Autor: César Ortiz Echagüe y Rafael Echaide Plaza Ildefons Cerdá. Barcelona.


Ortiz-Echagüe encontró en la arquitectura de Mies la expresión más adecuada para el momento de industrialización en el que España estaba inmersa y a la estética miesiana pertenecerán sus obras más conocidas: los proyectos que realizó para la empresa automovilística SEAT y la entidad financiera Banco Popular Español: el conjunto de edificios de la filial de la SEAT en Barcelona (1959-1964), así como la Sucursal del Banco Popular Español en la Gran Vía de Madrid (1958).

10 vistas1 comentario
  • JSM Barcelona in Instagram
  • facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • google

C/ Riu de l'Or,  35 · 08034  · Barcelona · Tfns: 0034 607 45 79 54 / 0034  93 676 13 59 · Fax: 0034 932 057 928 ·