• Francisca Sánchez

Los Juegos Florales

No se si saben que en Barcelona existe una calle con el nombre de "Jocs Florals"; pues bien, aquí tenemos un edificio de pisos en el cual los bajos están en alquiler. Este post va dedicado a profundizar en el nombre de esta calle y que son los Juegos Florales. Si te interesa la historia sigue leyendo, y si necesitas un piso, estás de suerte, pincha en el link y en JSM Barcelona te ampliamos la información.



Los Juegos Florales, también llamados Juegos de la Gaya Ciencia, es un certamen literario instituido por primera vez en el siglo XIV en la corte provenzal de Toulouse, para premiar el género poético, en lengua provenzal. Inspirados en las fiestas celebradas en Roma en honor de la diosa Flora, estos juegos medievales ofrecían una «violeta de final oro» como premio a la mejor composición y otros premios honoríficos, florales, lo que dio lugar al nombre del certamen. El término ha acabado siendo sinónimo de cualquier concurso literario.



Historia de los Juegos

Los Juegos Florales fue un certamen literario instituido en Toulouse en 1323 por la Sobregaya Companhia de los Siete Trovadores y que se celebró hasta el 1484, donde concurrían también trovadores y poetas catalanes, entre los que Juan Blanco, Jaume Rovira, Bernat de Palaol y Lorenzo Mallol.


Después de varias tentativas, en 1393, por deseo del rey Juan I, el Consistorio de la Gaya Ciencia se instauró en Barcelona hasta finales del siglo XV bajo el auspicio de los monarcas catalanoaragoneses. El acto de entrega de premios se celebraba en el Saló de Cent, en el Ayuntamiento de Barcelona.



Ya en el siglo XIX, los Juegos Florales de Barcelona volvieron a instaurarse el primer domingo de mayo de 1859 gracias a las iniciativas de Antoni de Bofarull y de Víctor Balaguer, con el lema Patria, Fides, Amor, en alusión los tres premios ordinarios: la Flor Natural o premio de honor, que se otorgaba a la mejor poesía amorosa, la Englantina de oro a la mejor poesía patriótica y la Viola de oro y plata al mejor poema religioso. El ganador de tres premios ordinarios era investido con el título de Maestro en Gay Saber. Además había otros premios extraordinarios, como la Copa Artística, a la mejor composición en prosa, o de otros patrocinados por instituciones o particulares


Un gran sector de los intelectuales y de los políticos catalanes dio apoyo a los Juegos Florales y esto contribuyó al prestigio de la literatura catalana culta, al comienzo de la Renaixença. En este marco se manifiestan posiciones diferenciadas respecto al modelo de lengua que debía imperar.


Marià Aguiló defiende una primera vía que tome como modelos los diversos autores de todas las formas dialectales; Antoni de Bofarull defensa modelos del siglo XVI y XVII y el dialecto empleado en Barcelona y finalmente, hay una tercera vía que no dispone de un defensor visible dentro de la estructura de los Juegos y defiende un catalán barcelonés del siglo XIX. Entre las dos últimas tendencias había movimientos aproximativos. Hay críticos como Frederic Soler y su entorno que en la mayor parte de los casos acabarán participando.


Los Juegos aglutinan participantes de ideologías contrapuestas: republicanos, conservadores y generaciones más jóvenes que se van apuntando. Toda la diversidad ideológica se hace patente en los discursos realizados en los Juegos, que se han convertido en un referente para el estudio del debate interno y de la evolución ideológica de sus participantes.


Cartel del cincuentenario de los Jocs Florals de Barcelona; Viola de oro, Trofeo de los Juegos Florales de 1869. Englantina de oro, Premio dels Juegos Florales de 1888 a Francesc Matheu.

A finales del siglo XIX, los Juegos empezaron a ser considerados una institución anacrónica y por eso se produjeron varios intentos de modernización. El más importante fue el de Josep Carner y sus amigos en 1914, sin mucho éxito. El punto más polémico fue la posición contraria a las nuevas Normas ortográficas de Pompeu Fabra promovidas por el Instituto de Estudios Catalanes. Los organizadores de los Juegos no las aceptaron plenamente hasta 1934. Irónicamente, la aparición, a instancias de Lo Rat Penat, de las Normas de Castellón de 1932 hace que los Juegos Florales de Valencia, promovidos por esta institución, aceptaron antes las normas fabrianas que los organizadores de los Juegos de Barcelona.


Por otro lado, los Juegos sufrieron las consecuencias de la represión catalanista de la Dictadura de Primo de Rivera. En 1924 se tuvieron que celebrar en Toulouse. En 1925 se impidió la celebración, y en su lugar se hizo un homenaje en el que los Maestros en Gay Saber entonces vivos escogieron y votar los mejores poemas del Maestros en Gay Saber difuntos. Del 1926 al 1929 no se pudo celebrar la fiesta pública de entrega de premios y se tuvieron que entregar de forma privada en el domicilio de los presidentes del Consistorio. El certamen se celebró hasta 1936.


Los Juegos Florales en el exilio

La guerra civil interrumpió la celebración de los Juegos Florales de Barcelona, ​​que quedaron prohibidos durante la dictadura franquista. Se mantuvieron en la clandestinidad, en el interior del país, o bien en el exilio, donde se retomó la tradición con el nombre de Juegos Florales de la Lengua Catalana.



Restablecimiento de los Juegos Florales de Barcelona

En 1978, con el restablecimiento de la democracia, se volvieron a celebrar los Juegos Florales en Barcelona. Y actualmente, tras un cambio de reglamento en 1981 y de una reforma en 1992, se siguen celebrando.


En 2006 se operó un cambio en los galardones, pasando de tres o más galardones a concentrarse todos en un solo, que desde entonces pasó a llamarse "Premio de Poesía Juegos Florales de Barcelona", y el galardonado pasó a llamarse "Poeta de la Ciudad de Barcelona".


El fondo de los Juegos Florales de Barcelona se conserva en el Archivo Histórico de la Ciudad de Barcelona. Comprende las actas del consistorio, correspondencia y las composiciones presentadas a concurso, y abarca el periodo 1859-1982.



Juegos Florales Escolares de Cataluña

El Departamento de Enseñanza convoca desde 2014 los Juegos Florales Escolares de Cataluña, una convocatoria dirigida a los centros de educación primaria y educación secundaria obligatoria, con el objetivo de potenciar y estimular la expresión y producción escrita de hombres y mujeres y fomentar una tradición cultural propia y bien arraigada en el país.


#JuegosFloralesBarcelona #jocsflorals #JuegosFlorales #barcelona #historia #cultura #poesia #piso #alquilerpiso #alquilerpisobarcelona #jsmbarcelona #alquiler #pisoalquiler

8 vistas
  • JSM Barcelona in Instagram
  • facebook
  • Pinterest
  • Twitter
  • google

C/ Riu de l'Or,  35 · 08034  · Barcelona · Tfns: 0034 607 45 79 54 / 0034  93 676 13 59 · Fax: 0034 932 057 928 ·